Reseñas

Pedro Césari (1869-1902): maestro orfeonista y mutualista

By agosto 9, 2016 No Comments

La Sociedad Musical de Socorros Mutuos de Valparaíso se fundó en 1893 por 40 músicos que buscaban mejorar sus condiciones de vida, en un contexto en que las sociedades mutuales ya eran parte crucial del movimiento obrero en las principales ciudades de Chile. Uno de estos músicos fue el maestro italiano Pietro Cesari, conocido en Chile como Pedro Césari[1].

En la historiografía sobre música en Chile se hacen diversas menciones al rol artístico que tuvo el maestro Pedro Césari en la escena musical del país. Se destacan principalmente sus contribuciones como compositor, director y maestro de canto. También se hace mención a la importante tarea que desempeñó para resolver el “problema del diapasón normal que impedía el trabajo conjunto entre orquestas de cuerdas y bandas”[2], sistema que fue adoptado por el gobierno de Chile en 1893. Sin embargo, sus contribuciones como mutualista no son mencionadas en la historiografía musical chilena.

Más allá de los motivos detrás de las omisiones de la figura de Pedro Césari como mutualista, consideramos relevante destacar la importancia de su rol en la creación de la primera mutual de músicos en Valparaíso, hecho que pudimos descubrir gracias a las actas de reuniones que registraron por puño y letra la historia de esta Sociedad de Socorros Mutuos.

También es importante considerar la amplia y diversa trayectoria que desempeñó el maestro Césari en distintas escenas musicales de la época como labores que realizó en paralelo y no fragmentadas por las categorías de géneros o escenas musicales. Por ejemplo, las obras que escribió para canto y piano tienen mucha relación con sus labores de instructor de bel canto. Del mismo modo, su rol como director de orfeones y bandas dialogaba también con su faceta de compositor, ya que creó diversos himnos patrióticos y marchas para ser interpretados por este tipo de formaciones instrumentales.

La relevancia de entender estas labores de manera dialogante, enfatiza su rol de trabajador de la música, en tanto compositor, director y profesor. Y al mismo tiempo, nos entrega ciertas luces para comprender el hecho de que haya liderado un movimiento para crear una de las primeras sociedades de músicos de socorros mútuos del país.

Pedro Césari embarcó hacia América del Sur desde el puerto de Génova como director de la compañía de ópera Ciacchi, en 1883, con la que se presentó en Río de Janeiro, Montevideo, Buenos Aires, Valparaíso y Santiago. En Valparaíso recibió una oferta de trabajo que lo hizo abandonar la compañía para establecerse en esta ciudad puerto como director de orquesta y de banda militar.

En Italia había desarrollado un trabajo musical considerable. Estudió violín con el maestro Carlos Comandini; canto, piano y contrapunto con Antonio Rusca. Se perfeccionó en Venecia en la técnica de la armonía y la composición, terminando sus estudios en el Conservatorio de Milán cuyo director el profesor Mazzucato, lo incitó en los problemas de historia y estética musical.

Escribió el libro Storia della Musica Antica que fue traducido al español y republicado en España. Este mismo texto fue re-editado en Valparaíso como La Música, Historia y Teoría en 1896, y es considerado como “la única obra impresa en Chile” referente al estudio de la historia de la música en la época[3].

Antes de establecerse en Valparaíso, había compuesto marchas militares; música litúrgica, cuartetos, y sextetos y algunas sinfonías. Estrenó además en los teatros de Italia cuatro ballets coreográficos. Fue también director de bandas de la policía y de la artillería de marina rol con el que viajó por España, Portugal y Francia. En París destacó en la Exposición Internacional de 1888 especialmente por su habilidad como director de conjuntos.

A partir de 1884 se estableció en Valparaíso, donde se desempeñó en diversas actividades, trabajando en distintas escenas musicales al mismo tiempo. Fue instructor de bel canto, clases que en esa época eran accesibles más que nada para la clase alta. Dentro de sus alumnas destacaron especialmente Rosita Jacoby y Enriqueta Crichton, quienes se presentaron en importantes escenarios sudamericanos y europeos del mundo lírico internacional[4].

Además, destacó como compositor de diversas obras. Compuso himnos patrióticos, como “Himno a los Vencedores” en 1884 y “Canto a Prat” en 1886; marchas y música militar, como “Honor i Gloria” de 1891; y diversas piezas para canto y piano, como el vals “Adiós a Valparaíso”.

composiones Cesari

Carátulas de partituras de composiciones de Pedro Césari. “Adiós a Valparaíso”, 14 pp (s/f) y “Canto a Prat”, 8 pp, interpretada para la inauguración del monumento a Arturo Prat, 21 de mayo 1886.

También como director de orquestas y bandas tuvo importantes reconocimientos. En 1895 se le delegó la responsabilidad de dirigir una versión restringida de “El Mesías” de Haendel en Valparaíso. Debido a que por esos años la educación musical en Chile era más bien elitista[5], no eran muchas las orquestas profesionales con que se contaba para presentar una obra como ésta. El desafío que tuvo el maestro Césari fue dirigir una orquesta compuesta por aficionados para estrenar esta obra en el Teatro de la Victoria de Valparaíso el 13 de septiembre de 1895[6].

Sin embargo, el maestro Césari no sólo llamó la atención como director de orquestas sino que fundamentalmente como director de orfeones. Al momento de fundar, junto con otros músicos, la Sociedad Musical de Socorros Mutuos en 1893, el maestro Césari dirigía el Orfeón Municipal de Valparaíso.

Esta era una banda de instrumentos de vientos y percusión que tocaba principalmente en los espacios públicos, como plazas, y calles, para animar festividades y entretener al público en espacios de sociabilidad como en las llamadas retretas de los domingos[7]. Los instrumentos musicales de los orfeones eran relativamente asequibles y el repertorio que tocaban se componía mayoritariamente de música popular más que de que música militar[8].

Orfeón Municipal de Valparaíso, dirigido por Pedro Césari.

Orfeón Municipal de Valparaíso dirigido por Pedro Césari. Fotografía en: Pereira Salas 1957: 296.

Al año siguiente de creada esta sociedad mutual de músicos, en 1894, el Orfeón Municipal de Valparaíso destacó bajo la dirección de Pedro Césari en la Exposición de Minería en Santiago. En este mismo año, los músicos de la sociedad mutual invitaron a los integrantes del Orfeón Municipal de Viña del Mar a unirse a su organización, no sólo contribuyendo a ampliar el número de socios en la mutual sino delineando un perfil de los músicos que comenzaban a formar parte de esta organización social: el músico orfeonista[9].

No nos parece casual que el maestro Césari haya al mismo tiempo dirigido un orfeón municipal y formado una sociedad de socorros mútuos de músicos. Este hecho da cuenta que, pese a que Pedro Césari estuviera imbuido en varias otras tareas de la vida musical en Chile –algunas de las cuales consideradas de mayor prestigio artístico, como la ópera, la composición y la dirección orquestal–, su labor como orfeonista estuvo relacionada al trabajo con músicos más aficionados que profesionales, y de origen popular más que de elite.

Los orfeones y bandas militares tenían una función relevante en la educación y difusión musical, tanto para los músicos que no contaban con los recursos para asistir al Conservatorio o tomar clases particulares, como para el público general que disfrutaba de sus retretas en calles y plazas de las principales ciudades del país. Muchas de estas bandas proveían los instrumentos para los músicos, y además significaban una práctica opción laboral para los integrantes de estas bandas.

Si bien no podemos asegurar con exactitud que los músicos fundadores de la mutual porteña hayan sido los integrantes del Orfeón Municipal de Valparaíso, pues en las actas no se registraron estos detalles, lo más probable que haya sido así, al menos en sus primeros años de funcionamiento. Esto no responde solamente a que uno de sus fundadores haya sido el director de orfeones Pedro Césari, sino que también porque, como se muestra en la reunión fundacional de esta Sociedad, los músicos escogieron por votación a mano alzada al directorio que los representaría, dentro del cual fue elegido presidente el maestro Césari. También, la incorporación de los músicos orfeonistas de la vecina ciudad de Viña del Mar a la Sociedad en 1894 es un hecho importante a tener en cuenta.

Con esta nota esperamos haber dado a conocer el rol del maestro Pedro Césari, quien además de compositor, instructor de canto, y director de orquestas y bandas, y fue un líder mutualista que no sólo fundó la primera mutual de músicos del puerto de Valparaíso, sino que también la presidió, dirigiendo las principales decisiones en sus primeros meses de funcionamiento.

Más fotos de Pedro Césari en Galería

Escrito por Eileen Karmy, Agosto 2016.

Proyecto Memoria Musical de Valparaíso.


[1] En aquella época en Chile era común que los nombres extranjeros se tradujeran a su equivalente en castellano, siendo el italiano Pietro Cesari conocido en Chile como Pedro Césari.

[2]Pereira Salas, Eugenio. 1957. Historia de la Música en Chile, 1850-1900. Santiago de Chile: Editorial del Pacífico. p. 271.

[3] Pereira Salas, Eugenio. Op Cit. p. 271.

[4]Ibid. p. 252.

[5] En la época la única institución donde estudiar música como profesión era el Conservatorio Nacional de Música, ubicado en Santiago. Se ofrecían también clases particulares de piano, violín, canto y composición, a las cuales podían acceder más bien alumnos pertenecientes a la clase alta. En 1892 el Conservatorio Nacional de Música fue incorporado a la Universidad de Chile, lo que ayudó no sólo a mejorar y democratizar el acceso al estudio de la música en el país, sino que también a suplir un importante número de músicos para las orquestas a lo largo del país. (Pereira Salas Op. Cit. pp. 266, 291 y González, Juan Pablo y Claudio Rolle. 2005. Historia social de la música popular en Chile 1890-1950. Santiago de Chile: Ediciones Universidad Católica de Chile, p. 275).

[6] Pereira Salas, Eugenio. OP. Cit. pp. 286-287.

[7]González, Juan Pablo y Claudio Rolle. Op. Cit.  pp.  273-276.

[8] Habían distintos tipos de orfeones en Chile entre mediados del siglo XIX y bien entrado el siglo XX, como los orfeones municipales (apoyados por las Municipalidades de las principales ciudades), orfeones de inmigrantes (formados mayormente por los colonos europeos que se instalaron en Chile por estos años), y los orfeones de las Federaciones obreras.

[9]Reunión del 16 de febrero de 1894, en: Libro de Actas de Juntas Generales desde la Inauguración de la Sociedad un 5 de diciembre de 1893 hasta el 25 de enero de 1904.


Todo el contenido de esta página, incluidas las imágenes, puede ser compartido siempre y cuando sea sin fines comerciales y citando la fuente.

Todo el contenido de esta página, incluidas las imágenes, puede ser compartido siempre y cuando sea sin fines comerciales y citando la fuente.